5 Comandos básicos para entrenar a tu adoptado

Entrenar a un perro no es una tarea fácil, ya que se necesita de mucha constancia, paciencia y disciplina entre tú y tu adoptado. Los perros son seres que por lo general entenderán muy bien lo que tú esperas de ellos. Son muy inteligentes y en la mayoría de los casos querrán complacer a su dueño.

Sin embargo, cuando se habla de entrenar a un perro la mayoría piensa que su perro deberá aprender increíbles tareas como: hacerse el muerto, hacer yoga, dar la pata, a saltar, etc., Lo cierto es que todos esos impresionantes trucos que podemos enseñarles a veces no son los más relevantes y beneficiosos en la conducta del animal.

ENTRENAMIENTO DE OBEDIENCIA

No es lo mismo un perro entrenado que un perro balanceado y educado. Lo más importante es enseñarles comandos básicos que te permitan dominar a tu adoptado. Veamos algunos consejos de entrenamiento por el Encantador de Perros, Cesar Millán:

1.- Siéntate: te ayudará a mantener el control de tu perro sin importar la situación, y es un buen comando para enseñar primero. Mantén una golosina para perros—como una galleta o un trozo pequeño de pechuga de pollo asada—cerca de la nariz de tu mascota. Mueva la mano hacia arriba, permitiendo que su cabeza siga la golosina, haciéndole sentarse. Una vez que esté sentado, diga “Siéntate”, dile “Muy bien” y dale la golosina y afecto.

2.- Ven aquí: enseña a tu perro a acudir inmediatamente a ti. Empieza este comando tan pronto como el perro reconozca su nombre. Pon una correa y un collar en tu perro. Aléjate de él agarrando la correa. Bájate a su altura y di: “Ven”, mientras tiras suavemente de la correa. Cuando llegue a ti, recompénsalo con afecto y una galleta. Una vez que lo haya dominado con la correa, sácala y practica el comando en un área segura y cerrado.

3.- Échate: este suele ser un comando complicado para perros ya que el mismo representa una postura sumisa. Cesar recomienda hacerlo con un premio sostenido en tu puño primero. Levantar la mano hacia el hocico del perro, dejándolo olfatear, y mover la mano al suelo, para que él siga el movimiento. Desliza tu mano por el suelo frente a él para alentar a su cuerpo a seguir su cabeza y una vez que esté abajo di en voz alta “ECHATE”.

4.- Suelta: este en particular es muy importante porque puede salvar a tu perro de cualquier elemento toxico o peligroso que pueda agarrar del suelo. Cesar recomienda que empieces colocando una galletita o premio en una de tus manos. Luego muéstrale un puño cerrado con la galleta en el interior y di: “Suelta”. Déjalo lamer, oler, ladrar o mordisquear en su intento por obtener la galleta. Una vez que él pierda el interés por tu mano, dale la golosina de la otra mano. Repite hasta que tu perro se aleje de la primera mano siempre que le digas: “Suelta”. Da a tu perro su recompensa cuando él se aleje de la primera mano y también te mire a ti.

Una vez que tu perro consistentemente se aleje de la primera golosina y te dé el contacto visual cuando le des el comando “Suelta”, ya estás listo para llevarlo al siguiente nivel.

Para la próxima etapa vas a necesitar dos tipos de golosinas diferentes, una regular y una que realmente le encante, por ejemplo, en una mano tendrás una galleta y en la otra pechuga de pollo. Di “Suelta” poniendo la golosina menos atractiva en el piso y cubriéndola con tu mano.

Espera hasta que tu perro ignore la golosina y te mire a ti. Luego, saca la golosina del piso e inmediatamente dale a tu perro su golosina favorita y afecto.

Una vez que domine esta etapa, pon otra vez la golosina menos atractiva en el piso, pero no la cubras por completo con tu mano, no más mantenla un poco por encima de la golosina. Con el tiempo, pasa a gradualmente poner tu mano cada vez más lejos hasta que esté aproximadamente 15 centímetros arriba.

Ahora tu mascota está lista para practicar contigo de pie. Sigue los mismos pasos, pero si ella tratar de arrebatar la golosina menos sabrosa, tápala con tu pie.

5.- Espera: esto ayudara a tu perro a mantener la calma y quedarse en un solo lugar cuando tú se lo órdenes. Es importante también porque puede salvar a tu perro de cualquier accidente en la calle cuando este se suelta de su correa. Antes de intentar el comando “Espera”, asegúrate de que tu perro es un experto en la orden “Siéntate”. Primero, di a tu perro “Siéntate”; abre la palma de tu mano delante de su hocico y di “Espera”. Camina unos pasos hacia atrás. Regresa a tu perro y recompénsalo con una golosina y afecto si se queda. Poco a poco aumenta la distancia que caminas antes de recompensarlo.

RECUERDA EMPEZAR POR LO BÁSICO  

Si quieres que tu perro te obedezca recuerda que siempre tienes que enseñarle con mucha paciencia y dedicación. Recompensarlo durante cada rutina de entrenamiento y darle mucho amor es esencial. Si el perro es un cachorro enséñale tan pronto como puedas la rutina del baño. Mantén un horario regular de comidas. Sácalo a la calle cada hora o cada dos horas máximo, después de cada comida y cada siesta.

Fuente consultada: www.cesarsway.com

Imágenes cortesía: Wikimedia Commons.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *